Recuerdos: 13 años de orgullo eterno

Recuerdo los saltos que pegué esa tarde-noche en el sofá del salón y en la cama, porque no podía parar…

Recuerdo los gritos de alegría durante aquellos minutos que ahora me parecen horas…

Presentación del Deportivo Alavés en Dortmund

Recuerdo las infinitas lágrimas que cayeron de mis ojos tanto durante como después, tanto de alegría como de rabia…

Recuerdo los abrazos que exaltaban  las emociones, las buenas y las malas.

Recuerdo la sensación de esperanza, pero también recuerdo la sensación de injusticia.

Recuerdo pensar que aquello era increíble… que éramos únicos por estar viendo y viviendo aquello, por quienes éramos y por lo que estábamos haciendo.

Pero sobretodo recuerdo el ORGULLO que sentí, un orgullo eterno… y no solo lo recuerdo sino que lo sigo  sintiendo.

No tengo fotos de aquel día, no estuve allí, pero mi salón nunca había sido ni será tan alemán como aquel día…

Sólo tengo los recuerdos de una niña de 11 años que gritó, río, lloró, sintió, disfrutó, sufrió, saltó, cantó y se “enamoró”  si no lo estaba ya de aquellos colores, azul y blanco… de aquella sensación de apoyo, de todos a una…  y decidió si no lo había decidido ya que nunca jamás abandonaría aquel barco, que sería incondicional si no lo era ya…

Injusticia

Quizás nunca estuvo tan claro como aquel día que aquello no se volvería a repetir, que un partido tan sumamente increíble, emocionante, heroico… nunca jamás volveríamos a vivirlo.

Pero por todo aquello merece la pena hoy sufrir por subir, sufrir por no bajar… Lo que ocurrió aquel 16 de Mayo de 2001 fue injusto,  pero fue precioso. Y por eso lo recuerdo año tras año y ya van 13, y lo recordaré siempre, ese orgullo eterno.

Gracias Alavés. Siempre Glorioso.

Share Button
Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Vitoria-Gasteiz

Deja un comentario

Share Button