Minihistoria de un lunes a la mañana

Lunes. Las mismas pocas ganas de madrugar que todos los lunes, pero no queda otra. Te levantas y a pesar de la pereza, una especie de paz interior te invade mientras desayunas un café con leche cargadito acompañado de un trozo del bizcocho que tú misma cocinaste ayer.

Te vistes, te peinas y de repente te apetece escuchar “Bohemian Rhapsody” pero no te queda tiempo para escuchar en casa los 6 minutos que dura esta canción sin llegar tarde, así que decides ir descargandote el vídeo de Youtube al móvil y escucharla en el coche de camino al trabajo.

Te subes al coche únicamente preocupada por si la canción se ha cargado totalmente y de repente oyes una especie de murmullo dentro de este que nada tiene que ver con la obra maestra de Queen. MIERDA. La radio del coche encendida desde el viernes. Tres días sin coger el coche, tres días con la radio encendida… “¡Otra vez que me he quedado sin batería! ¿Cómo voy ahora a trabajar?” Y se pone a nevar de repente. “¿Hoy iba a nevar? ¿Por qué no me había enterado yo de esto?

Mientras todas estas preguntas pasan por tu cabeza y justo cuando la canción automáticamente empieza a sonar en el móvil, giras la llave y sorprendentemente ruge el motor del coche con mayor o menor normalidad… Habrá sido el carma de la canción, pero “el abuelo” se ha librado esta vez y sobretodo te has librado tú. Y cantando “Mammaa mia, mamma mia, mamma mia.. Let me go” emprendes el camino entre copos de nieve hasta el trabajo.


 

Share Button
Etiquetado con: , , , , , , , , ,
Publicado en Antiguas, Musica

Deja un comentario

Share Button