Finde en Navarra

Si por algo recordaré el mes de Abril del 2013 será por los viajes hechos y los sitios nuevos conocidos.

Este fin de semana tocaba materializar un plan que teníamos en mente mis amigas y yo durante bastante tiempo. El lugar realmente daba igual, la cosa era salir un par de días de Vitoria juntas y pasar tiempo juntas.

Finalmente la elección fue Navarra y aunque dos de nuestras efectivas fueron baja (Sara y Esti) por diversas razones, las que fuimos (Maitane, Silvia, Irune, Ainhoa, Nekane y yo) nos lo hemos pasado genial.

Salimos el sábado desde Vitoria, y aunque para variar hubo alguna que tardó más de la cuenta… para las 10 y pico estábamos ya en la Foz de Lumbier donde hicimos una ruta de senderismo al borde del río Irati. Esta ruta tiene la peculiaridad de cruzar varios túneles que hay que atravesar a oscuras (a no ser que lleves una linterna). En uno de ellos Maitane ganó la apuesta por la que nos debe un pote a todas . Acompañamos así mismo el camino con algunas conversaciones subidas de tono que con el eco de un túnel llegaron a ser de lo más curiosas.

Después seguimos hasta Ujué , un pueblo pequeñito que cuenta con un castillo-iglesia bastante llamativo. A mi personalmente me llamaba la atención este pueblo por tener los orígenes de mi pequeñajo y porque además de él procede el nombre Uxue recientemente puesto a una primita mia. De Ujué recordaremos sin duda al guía de las almendras garrapiñadas que se esforzó inhumanamente por indicarnos un lugar donde comer el bocata, al hortelano euskaldun zaharra que nos echaba 15 años y a la camarera borde que no nos quiso sacar una foto a pesar de que ni siquiera se lo habíamos pedido.

El siguiente destino fue Olite. En Olite se encontraba el camping donde nos ibamos a alojar esa noche. Nos costó encontrarlo apesar de la inestimable ayuda de la policía foral, que no sabemos muy bien a qué prestaban más atención, pero al final lo encontramos. Un bungalow bastante chulo y más amplio de lo esperado, donde pasamos un gran rato antes, durante y después de cenar, así como un momento terrorífico absurdo y un amanecer algo duro pero amenizado por el solete del domingo.

Descansando en el Bungalow

En el pueblo de Olite tuvimos dos fases a reseñar:

  • La primera el mismo sábado a la tarde. Después de descargar las mochilas en el bungalow y descansar unos minutos emprendimos viaje a pie hasta el centro neurálgico de Olite. Allí vimos de todo un poco, sobre lo que hay que destacar sin ser polémicas en exceso el precioso castillo que decora este pueblo. Un castillo restaurado en el sigo xx que hoy en día se mantiene muy agradable de visitar con innumerables recovecos, escaleras y pasadizos que es posible recorrer. Después vimos tanto cosas agradables como algunas un poco desagradables como el asesinato de un árbol.
  • La segunda fase en Olite fue distinta. Nocturna. Después de recibir un bombardeo de piedras en el bungalow, al cual no voy a dar más explicaciones, parte del grupo decidió abandonar el campamento base y continuar la noche en Olite, donde con motivo de la II Feria de la Cerveza había bastante ambientillo. Estuvo genial la noche a pesar de lo raritos que nos parecieron algunos navarric@s.

El domingo, el cuerpo estaba bastante cansado pero no nos rendimos y emprendimos un nuevo viaje hacia el sur de Navarra para ver los parajes desérticos de las Bárdenas Reales. Algo sin duda, curioso, diferente pero que merece la pena ver con más detenimiento un día o un par de días completos. Espectaculares figuras de roca seca que recuerdan a un escenario que mezcla la luna con una película del Oeste.

Una experiencia a repetir tanto por la compañía y la diversión como por los lugares que dan todavía más de sí.

Share Button
Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Antiguas, viajes

Deja un comentario

Share Button