Dune du Pyla [II]

Hoy ya ha tocado regresar a la dura realidad. Madrugar e ir a trabajar. Al final, lo peor es arrancar, después la rueda del día te va llevando hacia delante y cuando te quieres dar cuenta ya es hora de descansar de nuevo para volver a madrugar…

Pero antes de esto, toca rememorar el segundo día de estas vacaciones en Francia, en el que vimos sin duda, el paisaje más alucinante de este viaje y de muchos otros que hayamos hecho antes: Dune du Pyla.

Atasco en la carretera

Era uno de nuestros planes destacados, aunque suponía conducir unas 2 horas desde Biarritz. A priori, no suponían ningún problema, pero después vimos que el desastre organizativo no es sólo cosa de españoles y que las carreteras principales francesas son bastante patéticas. Una autovía con constantes cambios de carril por obras, un atasco de más de media hora con el coche parado, en el que nos dio tiempo hasta a echar unas fotos de la situación.

Paisaje único

Pero al final, llegamos a uno de los paisajes más impresionantes que he visto. Una gigantesca montaña de arena situada en el Golfo de Vizcaya que separa el mar Cantábrico de un extenso bosque de pinos. Me pareció una experiencia única caminar por su longitud ya que da la sensación de haberte transportado en unos minutos al mismísimo Egipto. Además, es divertido tirarse por las faldas de esta inmensa duna, sabiéndote protegido por la arena de esta curiosa playa.

Duna du Pyla

Nosotros la subimos 2 veces. Por la mañana, nada más llegar, subimos por el acceso preparado para los visitantes y disfrutamos del paisaje unos minutos. Pero la lluvia decidió acompañarnos, así que por ella y por el ligero hambre que nos acechaba bajamos y nos fuimos a comer a un restaurante-chiringuito que hay en las inmediaciones de la duna, donde pude sacar a relucir mi no-dominio del francés.

A la tarde, ya con las pilas cargadas y algo de sol, volvimos a subir a la duna y esta vez, no nos quedamos en la primera subida sino que recorrimos prácticamente toda la extensión de la duna hasta alcanzar el pico más alto. Era increíble ver la diferencia de paisajes verde y azul a la izquierda y a la derecha. Sin duda, un lugar digno de ir y digno de volver.

Share Button

Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Antiguas, viajes

Deja un comentario

Share Button