Dispara, yo ya estoy muerto

Hoy escribo sobre Dispara, yo  ya estoy muerto, una novela de Julia Navarro, que aporta una visión global de la historia que ayuda a entender la situación actual de Palestina.

Me ha costado un poco leerme este libro. Sobre todo al principio. No por que sea un mal libro, sino porque su imponente largura junto con algunos comentarios de personas que ya lo habían leído antes, me hacían sentir pereza a la hora de comenzar. Sin embargo, una vez que empecé, me gustó, no lo puedo negar.

Dispara yo ya estoy muerto

Dispara, yo ya estoy muerto es una de esas historias con miles de personajes que se entremezclan unos con otros y vas viendo pasar generaciones y generaciones. Me gustan esos libros. Aunque no puedo negar, que como lectura para la época estival en la que estamos resulta algo espeso.

Aunque a decir verdad, ha sido a partir de la llegada de esta especie de verano que tenemos en Vitoria, cuando he empezado a leer como una descosida esta historia. En tardes de relax en la piscina en las que a falta de compañía real, me transportaba a diferentes lugares del planeta con los personajes de esta historia.

Poniéndome algo más seria… Dispara, yo ya estoy muerto, se mueve a través del mundo pero sobre todo se mueve a través de la locura del mundo. Nos transporta desde la Rusia de los zares, los pogromos, pasando por la Alemania nazi sin perder de vista en ningún momento de la historia Palestina. Ese lugar que desde hace decenas de años y hasta la actualidad vive inmersa en el horror.

Es una novela, y como en cualquier novela cabe realidad y cabe ficción. Pero lo que deja claramente patente esta historia (o yo por lo menos lo he entendido así) es que sería posible la convivencia en un mismo lugar de este mundo entre personas diferentes: religiones diferentes, preferencias políticas diferentes,  razas diferentes, condiciones sexuales diferentes… si no hubiera un grupo de fanáticos en un nivel superior manejando a su gusto a las personas de a pie.

Como he dicho,  en Dispara, yo ya estoy muerto, conocemos a muchos personajes, unos tienen más protagonismo y otros menos,  unos son israelís, otros palestinos y otros ninguno de los dos, unos buscan una tierra donde poder vivir en la paz que en ningún momento de su historia han encontrado y los otros defienden su derecho de permanecer en el lugar donde nacieron antes de que les empezaran a invadir. Pero todos, en algún momento de la historia, de su historia hubieran sido capaces de dejar de lado la religión y vivir en paz con sus vecinos sin más discusión.

Pero nada importa en este mundo en el que los que no mandamos sólo somos marionetas. Es frustrante, muy frustrante ver día a día, como mueren hombres, mujeres y niños por la simple razón de haber nacido donde han nacido.

Si no entiendes el conflicto entre Israel y Palestina, leer Dispara, yo ya estoy muerto es una buena opción. Es sólo una introducción, pero una buena introducción. Gran trabajo de Julia Navarro.

Share Button
Etiquetado con: , , , , , , , , ,
Publicado en libros

Deja un comentario

Share Button