Biarritz [I]

Todo lo que empieza termina y hoy ha terminado un periplo por una pequeña parte de Francia que ha sido increíble por lo que hemos visto: el mar Cantábrico desde distintas perspectivas, una duna enorme de arena separando la montaña y el océano, edificios imperiales; los manjares que hemos podido disfrutar: crêpes, pizzas, comida mexicana a “la francesa”, queso… incluso un increíble bocata de jamón del que ya hablaré más adelante.

Nuestra guarida francesa

Biarritz ha sido “nuestra casa” durante estos días ya que era en un hotelito modesto pero coqueto en el corazón de esta villa donde nos hemos hospedado todos estos días. Su ubicación ideal, cerca de todo: de la côte des basques, de la gran plage, del cogollo de tienditas y restaurantes etc. Incluso nos llegaba la luz por las noches del faro que aún envía señales luminosas a la mar y que ha sido sin lugar a dudas, para nosotros la estrella de Biarritz.

El faro, la estrella de Biarritz

Ayer mismo, tuvimos la oportunidad de subir las 248 escaleras que llevan hasta la “terraza” del faro desde el que es posible observar unas increíbles vistas de la zona. Se ve desde Baiona hasta Hendaia además de la inmensa profundidad del mar Cantábrico. Espectacular. Aunque hubiera sido aún mejor si hubiera podido conocer al hombre del faro y ver cómo funciona.

Faro de Biarritz

Aparcar ¡un caos!

Puerto

El gran problema de Biarritz, es que es tremendamente difícil aparcar, de hecho, el primer día, nada más llegar y después de dar más de una vuelta a los alrededores, aparcamos en el mismo puerto, junto a los barcos aparcados fuera del agua y lo primero que vimos fue lo que se puede ver en la foto =)

Biarritz es una ciudad bella sin ninguna duda, aunque demasiado orientada a los grandes millonarios franceses y no franceses. Es posible ver edificios alucinantes, entre los que se encuentra el Hôtel Du Palais, bastante menos modesto que el nuestro, como se puede apreciar en la tercera foto de este post.

Comer… Très bien!

Comer hemos comido fenomenal en todos los sitios que hemos visitado estos días. En Biarritz concretamente, hemos hecho todas las cenas desde un restaurante mexicano en el que hemos probado unas fajitas con un buffet de acompañamientos de lo más variado, tagliatelles, pasando por una pizzería brasserie donde probamos una pizza que estaba deliciosa. A parte, dado que el café con leche al que estamos acostumbrados no se lleva mucho en el país vecino (o si lo encuentras te abrasa la boca), nos hemos acostumbrado en seguida a tomar expressos. 😉

Hôtel Du Palais Biarritz

Lluvia, viento… OLAS!

El tiempo, tal y como anunciaban ha sido bastante cambiante estos días, ha llovido, ha hecho viento pero también hemos podido disfrutar de ratos de sol, sobretodo el domingo. Sin embargo, este tiempo inestable nos ha regalado un espectáculo de olas increíbles. Si las pillaran en el mar menor…

Mañana escribiré sobre la Duna Du Pyla… Nuestro segundo día.

Share Button
Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Antiguas, viajes

Deja un comentario

Share Button